Not seeing a Scroll to Top Button ? Go to our FAQ page for more info.
Blogging tips

3.9.15

La mejor manera de no aburrirte un día de lluvia

Aquí, en el blog, me paso los días hablando del tiempo, los meses y las estaciones.  A veces pienso que se asemeja más a una conversación de ascensor que a un archivo de ideas... 

No es para menos, ha llegado septiembre y en este microclima en el que habito llamado "El Muro" lleva 3 días lloviendo como si esto fuese el diluvio universal y se terminase el mundo. Quien quiera que regule esto, por favor, devuélvame el verano que me he ganado.

Ya sé que aún quedan días pero bajo este panorama se valoran más un par de calcetines que un helado de tres bolas. El caso es que este verano ha sido raro. Ha venido, ha volado y yo no me he entrado. Sí, tengo las marcas del moreno, el pelo quemado (ya he pedido cita en la peluquería), ampollas y hasta la piel bien bien curtida... He adoptado la filosofía del "valepato"  o lo que es lo mismo, la polivalencia (quiere entenderme), he cantado, he vuelto a tener 20 años, he tenido que actualizar tres nuevos blogs, me he quedado afónica, he aprendido muchísimo, he descubierto que llevo empleando mal las palabras "procrastinar" y "bizarro" y me he reído como hacía tiempo no me reía. Sin embargo, ha sido raro.

Cuando pensaba que esto ya no daba para más, a 1 de septiembre, lloviendo a cántaros, me sorprende un Whatsapp. Imaginaos... ¡Save the date porque nos casamos! Un microvideo con fotos amorosonas (ahí empecé a sospechar, ¿quién no?) y un mensaje bien claro: 2 de julio de 2015. ¡Pero qué locura es esta! 

Esa amiga, la que adora el rosa, los volantes, los peluches, las pelis románticas, la que siempre se ha querido casar y tiene en su cabeza ese momento perfectamente diseñado... ¡se casa!  Y al principio...


Aplausos, cohetes, fuegos artificiales, confeti, bengalas... ¡Enhorabuena! Comeremos, bailaremos, brindaremos, reiremos, lloraremos, festejaremos y recordaremos ese gran momento. ¡Seguro! Cuando llegue el día, claro. Porque antes...

(...) se casa y yo con estos pelos. Si además le sumas la despedida, los modelitos, los regalos, las sorpresas... 
a mis nuevos 19 20(después de este verano, sin trabajo con el contrato finalizado, sin con un inmaculado carnet de coche y con el módico precio de las matemáticas a domicilio como única fuente de ingresos ¿cómo me las voy a arreglar?* 



Pues no lo sé, quizás deba preguntarle al señor del tiempo que todo lo puede. De momento, cabecita a maquinar que aún tenemos muuuucho tiempo para pensar en una despedida histórica. ¡Hale! ya tengo algo que hacer estos horrorosos días de lluvia... 

¿Me acompañáis?


(*) os sonará este párrafo de la descripción "¿Qué invento es esto?" ;P